La respuesta de Apple a las acusaciones de Spotify deja en evidencia sus medias verdades

  • Apple responde de forma tremendamente contundente a las acusaciones de Spotify por la falta de juego limpio, y nos ofrece muchísimos detalles y perspectiva de cómo funciona el negocio de la App Store, dejando en evidencia las medias verdades en las que Spotify basa sus quejas.

Uno de los temas más importantes de la semana ha sido el de los reproches de Spotify a Apple, un conflicto que ha terminado con una queja formal de la compañía ante la Comisión Europea al considerar que Apple no juega limpio respecto al control que ejerce sobre las aplicaciones disponibles en la App Store. Y, en concreto, ante la competencia que supone Spotify para algunos servicios de los de Cupertino. Y no es la primera vez que esto ocurre.

Spotify publicaba recientemente una web en la que enumeraban las, en su opinión, malas prácticas que ejerce Apple a la hora de enfrentarse a la competencia que ellos representan. Una suerte de manifiesto lleno de medias verdades que chochan frontalmente con la realidad. Es más, Spotify acusa incluso a Apple de no aplicar un juego limpio a la hora de que los desarrolladores puedan ejercitar su libertad de publicación en la Store.

Uno de los temas más manidos en los que se centra Spotify, que ya hemos comentado en diversas ocasiones, tiene que ver con lo que ellos llaman el impuesto Apple. Es decir la comisión que aplica la compañía a todas aquellos desolladores que utilizan su plataforma para vender contenidos digitales, en torno al 30%. Spotify determina que lesiona su modelo de negocio al no dar margen a la compañía a poner precios más competitivos, u ofertas que les encantan a sus fans [SIC], en contraposición a Apple Music que, según ellos, al no tener que pagar ese impuesto por ser de la propia Apple, tienen mayor margen para mantener precios más atractivos.

La lista de reproches incluye casi todo el espectro de negocio digital de Apple. Desde la imposibilidad de hacer streaming directo al Home Pod o a las supuestas dificultadas (siempre desde el punto de vista de Spotify) que la compañía ha tenido a la hora desarrollar una aplicación para el Apple Watch que soporte streaming desde su servicio. Lo cierto es que bajo esa web animada y simpática, llena de reproches y verdades fuera de contexto, se oculta una serie de exigencias que tienen que ver más con las necesidades de Spotify de aumentar su margen de beneficios a costa de flexibilizar una normas –las de la App Store que son universales para todos–, en su propio beneficio.

En respuesta a esta serie de reproches, Apple ha querido emitir un comunicado en el que, como ya sabrán la mayoría de lo que conocen un poco el sistema de funcionamiento de la App Store y los servicios digitales de Apple, echa por tierra la mayoría de argumentos de la compañía de streaming sobre los que sostiene la supuesta posición de dominio de Apple y bajos los que le acusa de no jugar limpio. Es interesante conocer la postura de Apple en tanto que aporta muchísima perspectiva a la hora de conocer el funcionamiento de su negocio y, por tanto, su relación con el resto de los desarrolladores.

 

“Lo que exige Spotify es algo muy diferente. Después de usar la App Store durante años para hacer crecer su negocio de manera espectacular, Spotify busca mantener todos los beneficios del ecosistema de la App Store, incluidos los ingresos sustanciales que obtienen de los clientes de la App Store, sin hacer ninguna contribución a ese mercado. Al mismo tiempo, distribuyen la música que amas mientras hacen contribuciones cada vez más pequeñas a los artistas, músicos y compositores que la crean, incluso yendo tan lejos como para llevar a estos creadores a los tribunales.

Spotify tiene todo el derecho de determinar su propio modelo de negocio, pero sentimos la obligación de responder cuando Spotify envuelve sus motivaciones financieras en una retórica engañosa acerca de quiénes somos, qué hemos construido y qué hacemos para apoyar a los desarrolladores independientes, músicos, compositores y Creadores de todas las franjas”. – Comunicado de Apple.

 

En este sentido, uno de los argumentos clave de Apple tiene que ver con el beneficio que supone la App Store, sus normas y su control, tanto para usuarios como para desarrolladores. Spotify ha estado beneficiándose de este ecosistema seguro desde sus fundamentos y, por tanto, es un poco extraño, en opinión del que suscribe estas líneas, que quieran cambiar las reglas del juego a mitad de partido; máxime cuando esas normas son universales para el resto de desarrolladores: la App Store ofrece a los desarrolladores un canal seguro para publicar sus aplicaciones, una infraestructura tecnológica para su alojamiento y distribución y una plataforma de pago tremendamente sencilla que reduce la fricción a la hora de efectuar un pago digital, una valor añadido incalculable que por necesidad de negocio tiene que ser universal para todos los desarrolladores, y para el que Apple no puede aplicar beneficios arbitrarios por las necesidades propias de un desarrollador particular.

Información de Hipertextual

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *